Semana 21 de embarazo

Ha pasado mucho desde que nos enteramos que teníamos a un pequeño bebe creciendo dentro de nuestra barriguita. Nuestro cuerpo se ha vuelto más redondo y las hormonas nos vuelven locas en algunos momentos, pero es la mejor etapa que hemos vivido. Mes a mes nuestro cuerpo va cambiando, y cuando nos acercamos tan rápido a nuestra semana 21, tenemos muchas cosas que aprender y contar.

Semana 21 del embarazo

Imagen cortesía de pixabay.es

Documentando los cambios de nuestro embarazo, mes a mes y semana a semana. Pronto nos adentraremos en la recta final de nuestro viaje, pero por ahora que estamos un paso más allá de la mitad del camino, ha pasado mucho.

Nos encontramos en el quinto mes del embarazo, el segundo trimestre y nuestro bebe ha crecido mucho desde la semana en que nos enteramos de nuestro embarazo. Ya no tenemos molestias matutinas, nuestra barriguita es más notoria y a pesar que nuestro bebe va ganando peso, aún podemos movernos con libertad.

Cambios del bebe en la semana 21 del embarazo.

Nuestro bebe tiene aproximadamente unos 350 gramos y mide cerca de los 25 cm.

Notamos mucho más sus movimientos dentro de nuestra barriga y aunque aún tiene espacio pasa moverse, notamos las patadas, giros y estiramientos que hace.

Notas más los movimientos a la hora de descansar y después de comer, nuestro bebe se mueve aproximadamente unas 50 veces por hora, es por esto que, lo notas aún más en estos momentos que cuando tu estás moviéndote activamente.

Debido a los movimientos regulares, es normal que el bebé duerma siestas bastante largas. Estas pueden resultar muy curiosas o divertidas de observar si lo ves por medio de una ecografía.

Así este despierto, tendrá los ojos cerrados. Aún queda un poco de tiempo antes de que abra los ojos por primera vez.

Cambios de la madre en la semana 21 del embarazo

Ya dejamos atrás las náuseas y los vómitos, pero comienzan otras molestias. Dolores en la espalda, calambres y estreñimiento son algunos de ellos.

Semana a semana, el útero va desplazando gradualmente los órganos, el corazón, intestino y pulmones, así que, sus funciones se van a ver un poco afectadas. En efecto, puedes llegar a sentir acidez, la respiración agitada y palpitaciones.

Nuestra columna empieza a sufrir un poco más por los cambios del embarazo, así que tendremos dolores en la espalda, a nivel vertebral, cervical o en la ciática.

La dieta de una embarazada

Imagen cortesía de pixabay.es

Como ya ha transcurrido algo de tiempo desde las primeras semanas, conoces que alimentos te hacen bien. Sin embargo, siempre hay dudas acerca de los que debes comer o no, en las visitas al médico seguramente te recomendara que disminuyas la ingesta de carnes y pescados crudos, embutidos, y productos no pasteurizados.

Para prevenir la anemia, la cual es común en las embarazadas es necesario que consumas al pie de la letra los suplementos que te indica el médico. Tu ginecólogo, medirá tus carencias nutricionales y te recetara los suplementos adecuados.

Es una etapa para consentirte, pero hay que hacerlo de forma saludable para no ganas más peso del necesario. Reducir las grasas y azucares, además de consumir más de dos litros de agua al día, es algo para tener en cuenta.

Si cuidas tus hábitos alimenticios, y son realmente saludables, no tendrás que dejarlos luego de que salgas del embarazo. Esto te permitirá recuperar mucho más rápido el cuerpo que tenías antes de la noticia del nuevo bebe.

Cuidar tu salud y la de tu bebe es fundamental para el buen desarrollo del embarazo. Alimentos saludables y suplementos nutricionales, te ayudaran a llevar mejor tu embarazo además, de que cuidaras de tu bebe y de ti.