Sangrado de implantacion

Las mujeres somos seres humanos que hemos diseñados de una manera muy diferente a los hombres, por lo que nuestro cuerpo actúa de una manera muy diferente a que el cuerpo de los hombres, es por ello que cabe destacar que las mujeres pasan por diversos procesos fisiológico como la menstruación, el embarazo y entre otros.

 

Cuando las mujeres tienen relaciones sexuales y quedan embarazadas, pasan por el proceso de fecundación, en este paso el ovocito es implantado al endometrio uterino, por lo que ocurre un fenómeno muy normal el cual es “el sangrado de implantación”.

 

¿Qué es el sangrado de implantación?

Imagen cortesía de pixabay.es

Esta estimado que aproximadamente que de 5 mujeres cada 4 suelen experimentar el sangrado por implantación, este proceso consiste en una perdida muy ligera de fluidos sanguíneos, esta es ocasionada por la implantación del ovocito en las paredes endometriales, la perdida sangre suele durar en un periodo de un día o tres, el sangrado es mucho mas ligero que el que sufre la mujer cuando pasa por la menstruación.

 

El tipo de sangrado es mucho mas oscuro, este suele ocurrir en los primeros días o semanas de embarazo, ya que es cuando el útero de la mujer se encuentra muy irritado y es por ello que sangra con mucha facilidad. El proceso de sangrado por implantación ocurre entre aproximadamente el sexto y decimo día después de la fecundación, a veces esto trae confusión a las mujeres ya que creen que le esta bajando la menstruación, pero en realidad no es así.

 

A veces una sola gota de sangre puede llegar a confundirse que la mujer esta reglando cuando en realidad no es así, es importante destacar que el sangrado por implantación no es regular, sino que es esporádico, es decir que puede presentarse solo en un embarazo o en varios.

 

Implantación: de ovocito fecundado a embrión implantado

Imagen cortesía de pixabay.es

En el instante que el espermatozoide logra penetrar las paredes del ovulo, se produce un proceso muy curioso el cual es conocido como la fecundación, posterior a esto comienza la formación del cigoto la cual se considera la primera célula fecundada. En un aproximado de solo 72 horas ese cigoto pasa a ser una mórula, la cual se considera la segmentación del cigoto, posterior a cuatro días de la fecundación la mórula se convierte en un blastocito o blástula.

 

El blastocito está constituido por dos grupos celulares, uno que está localizado en el medio externo y otro que esta en el medio interno. El grupo interno, es aquel que se va a convertir en el embrión, y el que esta en el medio exterior, es el que está ubicado en la membrana, y se encarga de proteger y nutrir al embrión durante el embarazo. En el momento en que el blastocito se implanta en el endometrio es donde se inicia el crecimiento de un embrión.

 

Una vez que el blastocito llega al útero, en los días seis o siete después de la fecundación, se inicia con la producción de una seri de prolongaciones las cuales permiten la adhesión del blastocito a la mucosa endometrial y así puede enterrarse dentro del endometrio, este proceso es conocido como la “implantación”.

 

La implantación es considerada como una de las fases fundamentales del embarazo, ya que esta permite que el embrión en su etapa primaria pueda recibir los nutrientes necesarios y además el oxígeno que la madre le proporciona a través de la sangre. Posteriormente a los catorce días después del proceso de la fecundación, ya el embrión se encuentra firmemente adherido o enterrado en el endometrio de su madre, y ese es el lugar donde el embrión podrá crecer y desarrollar un nuevo ser.