Reseña del Principito

La historia del principito, o más específicamente de Antoine de Saint Exupéry, comenzó cuando este sufrió un accidente en el trabajo en el que se dedicaba, ya que era también un piloto francés.

 

El accidente lo sufrió en el desierto del Sahara y dicha tragedia estuvo a punto de matarlo; pero ésta en su lugar le dio la inspiración que necesitaría próximamente a escribir el fenómeno literario conocido hoy en día como El Principito.

 

El Principito es considerado por el lector común como un libro infantil, pero, sin embargo, el mismo aborda unos temas un poco profundos acerca de la vida, como, por ejemplo, el sentido que tiene esta y la naturaleza de los seres humanos.

 

En la actualidad este libro tiene más de 1400 ediciones distintas y un record de ventas de más de 150 millones, llegando a convertirse en el libro más leído a nivel mundial (Sin incluir los de carácter religioso).

Sinopsis de El Principito

La historia comienza cuando el aviador se encuentra perdido después de haber sufrido un percance con su avión, después se da cuenta que está perdido en el desierto del Sahara y a su lado aparece un pequeño príncipe, el cual se dedicaba a conversar con él durante muchas horas.

 

Mientras ambos conversaban, el narrador del libro le cuenta al principito la visión que tiene acerca del mundo y la manera en la cual los humanos se la pasan diciendo muchas cosas absurdas y estúpidas, sobre todo cuando llegan a la edad adulta, mientras que cuando están en la edad infantil, es cuando el ser humano tiene mucha más creatividad y sabiduría, la cual llega al punto limite en la adultez, donde se pierde en gran mayoría por no decir por completo.

 

A medida que va pasando el libro, el autor va haciendo muchas ilustraciones para que podamos comprender mejor la historia, siendo un dibujo cada varias páginas donde se resalten los temas más importantes o alguna escena que le haya gustado mucho al escritor que considere deba tener una ilustración.

 

Desarrollo de la historia

En el pequeño planeta en el que vive el principito se conoce como Asteroide B612, en este planeta hay solamente una rosa y tres volcanes, entre los cuales se encuentran uno activo y los otros dos no.

 

El pequeño príncipe pasa sus días cuidando el planeta y los arboles ‘’baobab’’, de los cuales se fija de manera constante que no echen raíces en el planeta porque si lo hacen, posteriormente destruirían el planeta en muchos pedazos.

 

Al principito había una sola cosa que le molestara y esta era la desobediencia, podía decirse fácilmente que era un monarca, pero era demasiado bondadoso por lo cual sus órdenes eran más bien peticiones amorosas.

 

Mediante la expedición de los planetas, más concretamente durante la visita en el segundo, se encontraron con un hombre que estaba poseído por su instinto vanidoso, el cual no dejaba ver dentro de sí mismo la ridiculez de las cosas que hacía; en cuanto vio al principito exclamó un saludo a su ‘’admirador’’. El tercer planeta que visitaron era propiedad de un alcohólico, el cual le causó mucha tristeza al principito al darse cuenta de la situación del hombre.

 

      En el cuarto planeta vivía un hombre de negocios que quería ser el dueño absoluto de todo, pero solo había conseguido quedarse completamente solo, en el quinto vivía un farolero, el cual era el planeta más pequeño de todos.

 

Cuando por fin llegaron al séptimo planeta, el cual era la tierra; el principito llegó con el aviador (conocido también como el narrador) un zorro y una serpiente; dándose cuenta de los valores que le habían enseñado a lo largo de su viaje, siendo entre ellos la importancia del amor, la amistad. El libro termina cuando el principito decide volver a su país natal, lo cual dejó mucha tristeza en el narrador.