¿Puede ser realmente perjudicial parir bajo el agua para tu bebé?

¿Estás planteándote tener un parto en el agua pero desconoces si realmente es seguro o no?

Ciertamente, cada día existe un mayor interés acerca de esta posibilidad para una gran cantidad de madres. De hecho, resultan incontables las publicaciones que existen en este sentido. No obstante, a través de las siguientes líneas, recogemos algunas de las cuestiones fundamentales para tener un parto en el agua en las mejores condiciones posibles, así como diversas recomendaciones en torno a dicha posibilidad.

Puede-ser-realmente-perjudicial-parir-bajo-el-agua-para-tu-bebé

Lo que rodea al parto en el agua

Antes de comenzar, debes saber que el parto bajo el agua ha suscitado gran controversia porque distintos estudios han dado la voz de alarma por los diferentes efectos perjudiciales que podría ocasionar al bebé. De hecho, según informaciones facilitadas por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos cuyas siglas se corresponden con ACOG, existirían distintos efectos nocivos para la salud del feto que desaconsejarían la utilización de este tipo de parto, precisamente por poner en riesgo la vida del nuevo ser vivo.

Recomendaciones a tener en consideración conforme al parto bajo el agua

Es rotundamente cierto que distintos colectivos especializados en el parto bajo el agua, desaconsejan que se utilice como medio para dar a luz por los diferentes riesgos que entrañaría para el bebé. No obstante, lo que sí es aconsejable es usarlo como vehículo para favorecer la dilación de la mujer embarazada. De esta manera, se consiguen aliviar considerablemente los diferentes dolores ocasionados en las primeras fases del parto.

Si deseas disfrutar de un parto sin excesivas complicaciones al respecto, una forma ideal de lograrlo es mediante el uso del agua como fórmula de conseguir un alivio en materia de por ejemplo, las distintas contracciones producidas en el mismo, puesto que el uso del agua consigue precisamente que dilates mejor. No obstante, habrá que tener en cuenta diferentes pautas como son las siguientes:

  • Prestar la debida atención a los distintos tiempos usados en las inmersiones, evitando en todo momento que pueda ponerse en riesgo la vida del bebé.
  • Tener en cuenta que si deseas parir en el agua, deberás prestar atención al momento de expulsar al exterior a tu bebé, disminuyendo al mínimo los distintos riesgos que pudieran sucederse en el acto.
  • Contar con profesionales altamente cualificados en el momento del parto. No obstante, lo más aconsejable es hacerlo en un hospital adecuado, con presencia facultativa para, que en caso de producirse algún inconveniente, pudieran atenderte de forma eficaz.