Proporciona una dieta saludable al niño

Es importante que los padres proporcionen a los niños una dieta equilibrada que contenga principalmente vegetales. Cada grupo alimenticio debe estar presente en la comida de los pequeños. Minerales y vitaminas son necesarios para el organismo.

Una alimentación balanceada permite un crecimiento sano. Introducir las verduras y vegetales desde temprana edad te hace el camino más fácil. Luego, un poco grandes es más difícil acepten algunos alimentos.

Cuando un bebé inicia la ingestas de sus primeros alimentos sólidos es el momento de establecer una dieta balanceada. Probar nuevos sabores es una gran experiencia, tanto para la madre como para el pequeño. Aquellos alimentos que sean rechazados por no gustarle, pueden ser sustituidos por similares o preparados de forma más gustosa. El azúcar y la sal, así como la grasa, deben ser los grandes ausentes.

Cómo se comienza

Una de las mejores maneras para que un niño o bebé mayor de 6 meses comience a comer cualquier tipo de alimentos, es predicar con el ejemplo. Si los padres comen sano, su hijo lo hará también. La diversidad de sabores, colores y texturas de los alimentos permite despertar la creatividad en ti para motivar a los chicos con platos atractivos a la vista. Lo primero es eso. Los niños se enamoran primero por la vista y luego por el paladar. Esta es una buena técnica para procurarles una dieta sana.

A partir de los 5 años puedes incorporar al niño en el proceso de preparación de comidas. En principio explicándole de qué se trata cada cosa, cuál es su función en el organismo, todo lo que puede proporcionarle. Aplique aquello de que comer espinaca te pondrá como “Popeye”. A la par de una buena dieta procure que tenga actividad física, aunque en los niños esto no es un problema.

Al ir de compras puedes pedirle a tu hijo que te acompañe. Permítele que escoja los vegetales, seguro tomará aquellos que les gusta y le llaman la atención.  En la cocina puedes permitirle decore su plato como mejor le parezca con vegetales o alimentos de su preferencia.

Realiza un juego

La diversión en la cocina es fundamental. Si preparas panquecas para el desayuno, opta por colocarle una boca con mandarina, ojos con arándanos y una nariz con cualquier otra fruta. Esto llamara la atención de tu hijo y como resultado puedes lograr que se coma todo lo que le serviste en su plato.

Incluso una de las maneras para que tu hijo comience a comer sano y equilibrado es realizar un juego. Anota en una lista los alimentos que tu hijo no ha comido y prepara un platillo con algunos de ellos una vez a la semana. Si son frutas puedes optar por dárselas como merienda. Las frutas pueden comerlas las veces que deseen.

Es importante que cada alimento nuevo que pruebe lo vayas tachando de la lista. Así puedes conocer un poco más el progreso de la alimentación de tu hijo. Incluso puedes hablar con él y proponerle recompensas por cada alimento nuevo que pruebe. Este es un método muy eficaz además permite que los niños conozcan alimentos nutritivos y su alimentación sea la adecuada.