Problemas de division

Ya pasaste por la suma, por la resta, por la parte más difícil hasta el momento que es la multiplicación ahora vienen los problemas de división, en las cuales necesitarás tener pulidas las operaciones de resta y multiplicación para poder resolverlos, ya que es una mezcla entre ambos.

Hoy presentaremos o explicaremos algunos problemas de división que siempre van a ser una parte necesaria en la matemática de aquí en adelante al menos las primeras cuatro operaciones de matemática las vas a necesitar, al igual que la suma con la resta la multiplicación es igual con la división por eso se asemejan y se entrelazan.

Para poder resolver los problemas de división vas a tener que expandir tu mente e imaginar las posibles soluciones pero sin adivinar sino de cierta manera multiplicando entre los números, por lo cual es importante reforzar estas partes anteriores porque después de todo es algo que necesitas para la división.

Se explicará a continuación la manera de resolver los problemas de división aunque de los más sencillos uno que puede costar al principio siendo los de una cifra, recordemos que la excelencia está en la práctica por lo que no te debes de conformar solo con ver sino en practicar los ejercicios mencionados y otros parecidos.

            Problemas de división de una cifra

Imagen cortesía de pixabay.es

Empecemos planteando un problema como este: Un pastor que tiene doscientas cuarenta y ocho ovejas las quiere DIVIDIR o repartir en cuatro rebaños. ¿Cuántas ovejas habrá por cada rebaño y alguna quedará por fuera? La solución será la siguiente:

Empezamos leyendo el enunciado y entender lo que nos pide sabiendo los datos que en este caso es que el pastor tiene doscientas cuarenta y ocho ovejas y la quiere DIVIDIR entre cuatro y la pregunta es si sobra alguna y cuantas por cada rebaño, procedemos a hacer la división para hacer más sencilla una repartición o dividir en partes iguales.

La operación seria doscientas cuarenta y ocho ovejas (248) entre los cuatro rebaños (4)  como el primer número que es dos (2) es más pequeño que el divisor se agarran los dos, es decir, en vez de doscientos cuarenta y ocho empezamos con veinticuatro (24), de alguna manera separamos las divisiones en dos partes.

Agarramos en veinticuatro y lo dividimos entre cuatro, esta es una solución exacta que deberíamos saber al multiplicar deben de ser múltiplos del cuatro el que más se le acerque, en este caso es el seis ya que seis por cuatro es veinticuatro 4×6=24 ó 6×4=24, seguimos sabiendo que entonces no va a sobrar nada en el veinticuatro (24) entre cuatro (4) igual  a seis (6).

Una vez hecha la primera parte que en este caso no sobra nada es decir que en el resto es cero se baja la otra parte de la división que en este caso es el ocho, esta es más sencilla porque sabemos que cuatro(4) por dos (2) es igual a ocho (8).

Por lo tanto el resto de la segunda parte de la división queda siendo 0, el cociente de los dos quedan pegaditos uno del otro y sería que: 248 entre 4 es = a 62 por que seis (6) por cuatro (4) da veinticuatro (24) y cuatro por dos da ocho.

Otro ejercicio

Otra vez empezamos leyendo el enunciado que en este caso sería: A María y Juan les han regalado trescientos cuarenta y siete (347) cromos y se los tienen que repartir entre ellos, por lo tanto: ¿Cuantos cromos le queda a cada uno y sobrará alguno?

Empezamos planteando los datos que nos dan nuevamente, (en todos los ejercicios hay que seguir este procedimiento para que las cosas puedan salir correctamente y sin muchas equivocaciones) estos son que tenemos a dos (2) niños en este caso y tienen que dividirse trescientos cuarenta y siente (347) cromos entre ellos.

Ponemos nuestro cuadrito de división, en el lado izquierdo o dividendo va el trescientos cuarenta y siente (347) y del lado derecho el dos (2) en el lado del divisor, empezamos a buscar un número que dé cerca del tres siendo el uno, 2×1= 2 que está cerca del tres,

Bajamos el número siguiente al lado del resto que en este caso es el uno, al bajar el cuatro quedaría en catorce (14) que si nos ponemos a multiplicar por el dos hallaremos que el catorce es 2×7=14 sabiendo que dos por siente es igual catorce, el resto entonces será…

Ya lo que falta es bajar el último número, que es el siete, el número múltiplo de dos más cercano al siete es el seis porque 2×3=6 entonces nos queda en el que para alcanzar el siete el cociente que multiplica al 2 debe de ser tres, quedándonos sobrante uno, por lo que el resultado completo sería en el cociente o resultado ciento setenta y tres (173) y el sobrante o resto uno (1).

            Comprobación

Imagen cortesía de pixabay.es

La comprobación de una división es la parte sencilla porque se multiplica el divisor que en este caso es el dos (2) por el resultado o cociente que en este caso es ciento setenta y tres (173)   y se le suma el resto que es uno (1) al final de la multiplicación.

Empezamos entonces multiplicando el tres (3) con el dos (2) que da seis (6) seguimos con el lado izquierdo de la operación, que es el siete (7) se multiplica por el dos (2) que da catorce, es decir que llevo una (1) para la siguiente y por último el dos (2) con el uno (1) y se le suma lo que llevaba del anterior que era uno (1) dando tres (3)

Lo que nos queda en la multiplicación es trescientos  cuarenta y seis (346) que es casi lo que teníamos en el principio pero acuérdate de que le falta sumar el resto que en este caso era un cromo lo que sobraba, al sumar el seis con el uno nos da siete por lo que el resultado de esta división está bueno, aunque no es exacto porque nos queda un resto.