Orca pigmea

La orca pigmea (Feresa attenuata) es una especie de delfín parecido a la orca (de ahí su nombre) de la que no se han publicado muchas investigaciones. Es ligeramente más grande que un delfín común, pero mucho más pequeño que una orca. La especie tiene una amplia distribución en las aguas tropicales y subtropicales de todo el mundo.

Esta especie no se puede domesticar, de echo demuestra una marcada agresividad cuando esta en cautividad, si bien no se ha podido observar este comportamiento en libertad. En 1963, fueron capturadas 14 orcas pigmeas en Japón, pero una vez en cautividad murieron en solo 22 dias.

Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Mammalia
Orden: Cetacea
Suborden: Odontoceti
Familia: Delphinidae
Género: Feresa
Especie: F. attenuata

 

El color de la piel de la orca pigmea es negro, más oscuro hacia el centro, la zona de la boca es de color blancuzco y la zona genital de color rosado. Su tamaño es de unos 2 metros de longitud al alcanzar la madurez. Son nadadores más lentos que otras especies, manteniendo cruceros de solo 3 km/hora

Su dieta normalmente consiste en calamares y peces, pero han sido observadas atacando a otras especies de delfines.

La especie parasitaria Trigonocotyle sexitesticulae, fue descubierta por primera vez en el cadáver de una orca pigmea varada en la costa, murió a causa de una encefalitis causada por una parasitosis causada por nematodos.

En ocasiones las orcas pigmeas son protagonistas de tristes varamientos en masa . Como se ve en otros cetáceos, aun intentando devolver a estos animales mar adentro, vuelven a la orilla para morir, presumiblemente victimas de enfermedades.