Movimientos epirogénicos: Tipos, origen, consecuencias y ejemplos

Los movimientos epirogénicos son aquellos movimientos geológicos producidos por las fuerzas ejercidas de forma vertical por el fracturamiento de las rocas de la corteza terrestre. Los mismos tienen un amplitud significativa, sin embargo no suelen causar cambios en la misma. Este tipo de movimiento está vinculado con las masas continentales, dando lugar a su ascenso o descenso.

Este tipo de movimientos se da de forma paralela y ocurre en dimensiones continentales. Los ascensos o descensos se dan a velocidades bajas pero de forma sostenida, a diferencia de los movimientos de placas que pueden ser de forma repentina y brusca.

A raíz de estos movimientos se dan cambios en el relieve que pueden generar el basculamiento de las estructuras de formas monoclinales, en un solo sentido, o aclinales (no plegadas). Las últimas pueden ser anticlinales cuando el abombamiento es ascendente y sinclinales cuando el abombamiento es negativo

Este tipo de movimientos son compensatorios de los desequilibrios isostáticos, Es decir, aquellos que generan un cambio de las condiciones gravitacionales de una zona externa de la corteza. Este equilibrio se fundamenta por el principio de Arquímedes. Puede generarse por el movimiento de las capas tectónicas o en consecuencia del derretimiento de glaciares.

Tipos de movimientos epirogénicos

Los movimientos epirogénicos pueden ser de dos clases. La primera es la permanente, aquellos movimientos cuyas consecuencias perduraran en el tiempo, estos ocurren cuando el material ígneo entra a una grieta de la corteza, lo que resulta en la formación de una elevación producto de una estructura elíptica sin plegamiento de gran tamaño (miles de kilómetros).

Aquellos que son transitorios, generan elevaciones productos de variaciones anómalas de las actividades térmicas debido a comportamientos irregulares del manto caliente de la corteza terrestre. Este tipo de movimientos no tienen consecuencias irreversibles y disminuyen cuando la actividad de convección ha disminuido.

Origen de los movimientos epirogénicos

Cuando se dan movimientos epirogénicos que resultan en un cambio ascendente, son generados por lo general por una pérdida de peso que era mantenida sobre una masa continental, la cual mantenía una presión en la misma.

Cuando los movimientos son descendentes al ocurrir lo contraria. En este caso surge un peso sobre la capa continental que ejerce una nueva presión que la lleva a descender en comparación con su estado inicial. Esto ocurre al formarse masas glaciares que hunden las rocas que están abajo, revirtiéndose al descongelarse.

Consecuencias de los movimientos epirogénicos

A raíz de estos movimientos ocurren varios fenómenos en la superficie y las rocas que conforman la corteza terrestre. Puede causar estructuras monoclinales de menos de 15º de desnivel o abombamientos mayores que crean estructuras no plegadas y que se conocen como aclinales.

  • Fracturas: son aquellas grietas que se dan en las rocas sólidas y que pueden resultar en la división de las mismas.
  • Fisuras: son grietas por las cuales puede circular el magma o lava que emana del centro del planeta. Esto puede resultar en la formación de basalto de meseta o en algunos casos son el origen de las vetas mineralizadas.
  • Fallas: es el caso de aquellas fracturas y fisuras de gran extensión, han generado un desplazamiento significativo.
  • Diaclasas: son los planos que dividen las superficies de las rocas y las cuales no tuvieron un movimiento.

 

Ejemplos de movimientos epirogénicos

En el período terciario de las eras geológicas, se dio en la península Ibérica un basculamiento de las estructuras. Esto resulto en que los lagos ubicados en el interior de la península fueran drenados hacia el océano Atlántico.

El derretimiento de los casquetes en el Escudo Báltico en la segunda desglaciación genero un desequilibrio isostático el cual ha sido regulado poco a poco con los movimientos epirogénicos. En consecuencia se han ido elevando en consecuencia del gran derretimiento de los hielos.

 

Diferencia entre la orogénesis y la epirogénesis

La epirogénesis se puede diferenciar de los movimientos orogénicos debido a que la primera posee unas longitudes de onda menos altas, siendo movimientos menos complejos que los segundos. Resultando en que los levantamientos de suelo ocasionado por las deformaciones producidas por los movimientos, sean de 1º a 2º grado en el caso de epirogénesis y de 10 º a 70 º en la orogénesis.