Mezquita de Soliman – Turquía

Mezquita de Soliman, Turquía una de las obras maestras de Estambul y fue construida entre 1550-1557 D.C. es el segundo en tamaño, pero el mejor con mucho en calidad y magnificencia, de todos los conjuntos arquitectónico-religioso de la ciudad.

Es una obra de arte que hace nombre a su fundador Solimán el Magnífico, así como al mayor de los arquitectos otomanos, el incomparable Sinán el Grande (Koca Sinán).

Se construyó en tan solo siete años, prueba de la riqueza y recursos del imperio. Se gastaron unos 60.180 “akçes” (moneda otomana), en la actualidad a unos 70 millones de Euros. En el cementerio se encuentran las tumbas de Solimán, de su esposa Roxelana y del arquitecto Sinán.

Por tamaño es la más grande de Estambul, su ubicación en una colina de la ciudad la hace privilegiada de una fabulosa vista.

Lo importante en recalcar es que el ingreso a estos lugares sagrados se hace sin zapatos, completamente descalzos y las mujeres deberán portar un pañuelo sobre sus cabezas. En los patios hay generalmente mucha gente que va a orar o vuelve de hacerlo, por lo cual habrá que ir con sumo cuidados, ciertas mezquitas como Fatith, guardan en su interior tumbas de antiguos célebre personajes de la historia del país como Mehmet el Conquistador, un sultán muy querido por los turcos y que a razón de ello su tumba se ha convertido en un lugar bastante visitado. La devoción que existe dentro y fuera de una mezquita es una experiencia única e irrepetible.

Tanto la Mezquita de Soliman como la Mezquita Azul son lugares imprescindibles de visitar para unas vacaciones en Turquía siendo de interés religioso y Arquitectónico.