Lucía se quejaba por todo

 

Hace tiempo que sucedieron estos hechos, pero supusieron una gran sorpresa en la Comunidad. Y es que, en un segundo piso de una comunidad de viviendas de México, vivía una niña que era conocida popularmente por sus quejas respecto de prácticamente todo.

La actitud de esta niña llamada Lucía, no se veía correspondida con la realidad que vivía en su casa, como por ejemplo, aquellas personas del entorno al resto de gentes, pero a ella no le importaba.

Tenía unos padres que eran extraordinarias personas. Su padre, se marchaba muy temprano para ir a trabajar y muy parecido con su mamá. Sin embargo, cada día le preguntaban a su hija que cómo le había ido en la escuela, mientras que ella, no hacía otra cosa que quejarse de los compañeros, profesores y absolutamente todo.

La niña se forjó tal imagen que le costó mucho cebarse de ella, e incluso pasada una temporada la conocían como la Lucía la quejica. Sin embargo, un día al entrar a clase se le cayeron los libros al suelo, y un compañero de clase se agachó corriendo para ayudarla. A partir de entonces, su carácter mejoró.

Moraleja:

Muchas veces no somos conscientes de lo increíble que nos rodea, hasta que de repente, sucede algo que nos permite interactuar con otros puntos de vista y cambiar nuestra perspectiva de las cosas.