Lecturas comprensivas

Las lecturas comprensivas permiten a los más pequeños ganar en conocimientos y lograr un aprendizaje mediante la comprensión lectora de textos, cuentos y todo tipo de materiales de lectura. Nuestra labor como padres será educar a nuestros hijos en hábitos de lectura que les permitan ampliar su vocabulario, a la vez que se sienten atraídos por la lectura. Y es que, nos guste más o menos cada vez son menos los niños pequeños que tienen hábitos de lectura y sienten verdadera pasión por leer, a tenor de los resultados académicos en edades posteriores.

¿Por qué son tan importantes las lecturas comprensivas?

Por medio de las lecturas comprensivas los niños aprenderán a la vez que disfrutan de uno de los placeres más importantes que existen desde que somos pequeños, leer. Como ustedes saben, la lectura es ciertamente muy importante porque gracias a ella, nuestros pequeños podrán ampliar su vocabulario y esto, les ayudará en el futuro cuando vayan creciendo para expresarse mejor, comprender textos y también como no, a la hora de elaborar redacciones en sus respectivos colegios y centros educativos.

Según nos muestran diferentes estudios, los niños no están tan interesados en la lectura como igual debían. Por este motivo, nosotros como padres de los pequeños tendremos que destinar parte de nuestros esfuerzos en generar hábitos de lectura en nuestros hijos para que gradualmente, vayan adquiriendo este hábito tan saludable en ellos mismos. Sin embargo, no se trata de una actividad fácil de aplicar porque no todos los niños aceptan con agrado que tienen que leer más y que este sencillo ejercicio es beneficioso para ellos mismos.

Aprendiendo por medio de lecturas comprensivas

Como les decíamos, no todos los niños se sienten interesados por el placer de leer y esto dificulta enormemente en numerosas ocasiones que se animen a leer y en definitiva, que lo hagan por ellos mismos. Como las lecturas comprensivas suponen un beneficio para nuestros hijos, una buena manera de ayudarles a leer desde pequeños son los cuentos. De hecho, como nos gusta hablarles desde la experiencia, queremos decirles que nosotros en nuestros hijos hemos aplicado esta técnica de contarles un cuento cada noche y hemos visto como ellos mismos, se sienten más atraídos por la posibilidad de leer.

En el caso de que tengan un problema similar y a sus hijos no les guste o no quieran leer quizás todo lo recomendable, pueden aplicarlo en sus vidas e invitarles a leer comenzando con cuentos o temas que a ellos les gusten. Seguramente así comprobarán como ellos mismos se animan y comienzan a leer, comprendiendo lo que leen. La explicación de este fenómeno no es ningún secreto ni tampoco implica misterio alguno, cuando nuestros hijos pequeños hacen alguna actividad que les gusta, la hacen con mayor agrado que en el caso contrario.