La foto de la niña

Existe una infinidad de historias de las calles de Rusia, entre las cuales las personas suelen ser muy respetuosas de las mismas, en especial si estas inmiscuyen niños, y la pérdida de los mismos.

Es normal ver en las calles de Rusia, que cuando le preguntas a un transeúnte y le preguntas por cuentos de terror de niños, ellos te dirán que no son cuentos, sino que por el contrario se trata de historias muy reales, y si están con sus hijos cercas veras como los toman de la mano con gran fuerza.

La historia que te contamos a continuación es cierta al decir de muchos ciudadanos rusos, motivo por el cual, les prohíben a los niños tomar cualquier papel del piso y menos verlo.

El siguiente relato remonta de 20 años atrás, e inicio en una de las escuelas de la localidad, el mismo trato de un pequeño llamado Saúl, el cual al salir de su escuela, mientras esperaba a sus padres, noto un papel en el césped que brillaba con gran intensidad, atraído por la curiosidad, Saúl, se dirigió hasta el lugar y tomo la foto, al voltearla observo algo que le llamo poderosamente su atención, era la imagen de una niña, rubia de grandes ojos azules, una cara angelical y una cabellera larga de color negro y brillante que deslumbraba en el sol.

Saúl, se sintió poderosamente atraído por la niña, la cual le llamo mucho la atención por lo bella que era, además advirtió algo que le gustó mucho, cual es ver la mano de la niña con dos dedos levantados, como si del símbolo de la paz se tratase, Saúl dijo entre si además de bella es pacífica.

Atraído y encantado, regreso rápido a la escuela y comenzó a preguntar a sus amigos por tan peculiar pequeña, ninguno de ellos pudo reconocerla y de hecho muchos quedaron sorprendidos por la curiosidad de Saúl ante esta foto.

Luego de esto, el pequeño comenzó a preguntarle a los maestros y a los señores de limpieza, entre los cuales, el jardinero al ver la foto sintió horror y le pidió que la rompiera y más nunca pensará en ella, ya que se trataba de un engendro diabólico con forma de niña, Saúl sintió miedo, pero luego pensó que el bueno de Javier, solo estaba algo cansado y su edad le decía decir cosas raras, le sonrió delicadamente y le dijo gracias, a medida que se alejaba, Javier no dejaba de gritarle bota esa foto, pero el niño hizo caso omiso.

Saúl, se fue a su casa, realizo sus deberes y decidió acostarse a dormir, peor sin antes besar la foto de la chica y colocarla debajo de la almohada, llegada la medianoche, el frío se apodero de Saúl y un fuerte golpe en la puerta y ventana no le permitió dormir, se levantó y comenzó a escuchar una fuerte risa bastante chillona y que le dio miedo.

Llamo a sus padres gritando, y estos llegaron pero no escucharon ni vieron nada, Saúl decidió volver a acostarse, pero viendo la foto, en eso, siente otra vez tocan las ventanas y la risa vuelve a aparecer pero con más fuerza, decidió armarse de valor y salir de la casa para buscar quien se reía.

Aunque sentía miedo, corría con fuerza para alcanzar la risa, hasta que llego a la carretera y del otro extremo vio la niña de la que quedó fascinado, esta le hizo un llamado, pero Saúl no le vio la cara, deseoso decidió cruzar sin ver que venía un camión a toda velocidad, quien lo arrollo y ocasiono la muerte súbita.

Cuando llegaron los paramédicos, vieron al niño muerto, pero al revisar su mano observaron la fotografía de una niña, con tres dedos levantados.