Huesos del oído

El oído es un órgano sensible y avanzado. La función que tiene es trasmitir los sonidos al cerebro. El oído consta de oído externo, oído medio y el oído interno. Este se encarga de detectar, transmitir, y convertir, los sonidos en impulsos eléctricos, y mantener el equilibrio. Detecta y analiza los ruidos, mediante el proceso de transducción. También tiene la función de seguir las ondas sonoras.  Además de esto, el oído es uno de los encargados, de uno de los 5 sentidos principales del ser humano.

Por el oído, se perciben el volumen, el tono de voz, el timbre  y la dicción. El órgano receptor es la oreja.  Las vibraciones que se transmiten a través del oído medio, por una cadena de huesitos que son: el martillo, el yunque y el estribo. Estos originan las ondas en el líquido del oído interno. Estos estímulos, van al cerebro a través de los nervios auditivos superiores.

Características de los huesos del oído.

El oído está compuesto por tres huesos las cuales son:

El martillo

Este es el primero de los 3 huesitos del oído medio, y como su nombre lo dice, se compone de una cabeza, un cuello, un manubrio y de 2 apófisis, una lateral y otra anterior. El martillo, une el oído medio con la faringe, y  comunica las vibraciones al yunque, por medio de  la articulación indudomalear.

El yunque

Está situado entre el martillo y el estribo y como su nombre lo dice, tiene una forma de un yunque de herrero, con un cuerpo de 2 ramas. El martillo se conecta con la articulación incudomalear y con el estribo por medio de la incudoestapedia. El yunque vibra cuando se produce una vibración sonora hacia el estribo.

Estribo

Es el hueso más pequeño del cuerpo humano, y es el último de la cadena de huesitos. El estribo, tiene una base, un asa en forma de herradura y una cabeza.  Se articula con el yunque y por la ventana oval.  El estribo vibra y está encargado de las vibraciones sonoras al oído interno. También conocido como laberinto.

Los seres humanos poseemos dos oídos son  y se encuentran parcialmente instalados en el hueso temporal del cráneo. Con los órganos de audición y de equilibrio del ser humano, tiene receptores especializados llamados células ciliadas, que responden antes las ondas sonoras de trasmisión por el aire y el movimiento de la cabeza. También tiene un nervio vestibulococlear, que lleva los impulsos nerviosos al cerebro para su interpretación. También podemos decir que el oído está compuesto por:

Oído externo

Está  recubierto de cilios y glándulas secretoras que se conocen como la cera. Y por el pabellón de la oreja  y el conducto auditivo externo. El pabellón de la oreja esta visible, es un repliegue  formado por un cartílago, cubierto de piel y adherido al cráneo, y que envía las ondas sonoras, hacia el conducto auditivo.  Tiene una entrada de pelitos cortos y gruesos, en su interior.

Oído medio

Por el pasan mecánicamente las vibraciones. Esta cavidad llena de aire en el hueso temporal, que está entre el tímpano y el oído interno. Están ligados al tímpano, también encontramos una parte muy importante que la trompa de Eustaquio, que conecta el oído medio con lo alto de garganta, y su función es equilibrar la presión a ambos lados del tímpano.  Es por ello que cuando sentimos los oídos tapados, y tragamos se destapan.

Oído  interno

Las estructuras del oído interno son las que  traducen las vibraciones a mensajes nerviosos. Conocido como laberinto, está integrado por un complejo sistema de canales membranosos con un revestimiento óseo.  El oído se encuentra en zona profunda en el centro de auditivo, situado en el caracol y control del  equilibrio, y de la estructura del vestíbulo y en los canales semicirculares.