Fábula del camello y Zeus

Un camello muy grande, fuerte y hermoso se hizo amigo de un salvaje toro con unos increíbles cuernos. El camello envidioso fue al gran mago Zeus rogando que le pusiera a él también esos cuernos pues quería ser bravo y fuerte como su amigo el toro.

El mago Zeus no entendió nada. ¿Para qué quería un camello tan hermoso y fuerte unos cuernos? ¡No los necesitaba! Pero el camello seguía insistiendo en que quería unos cuernos grandes para parecerse a su amigo el toro. Estaba encaprichado con ellos.

Tan grande fue el deseo del camello que insistió una y otra vez en que quería los cuernos del toro pero Zeus enfadado no solo no le dio los cuernos que pedía sino que además, le cortó las orejas. De esta forma, el camello no solo no obtuvo sus cuernos sino que además, se quedó sin orejas.

Moraleja: Es mucho mejor aprovechar lo que uno tiene y no exigir a los demás algo que además, no te hace falta.