Estudiar en época estival

En este artículo vamos a hablar sobre un tema que de bien seguro una gran variedad y número de padres y madres están teniendo en mente ahora mismo, y es que con la llegada del verano son muchos los padres que se plantean si es necesario que sus hijos sigan estudiando durante los tres meses de descanso de las aulas, o si por lo contrario, han de disfrutar de un merecido descanso tras 9 meses de estudios y deberes sin cesar.

La importancia del repaso en verano

Muchas personas consideran que como comentábamos anteriormente, tras 9 meses estudiando, es necesario y bueno para los niños que descansen durante los tres meses de verano para recuperar fuerzas e iniciar el curso con más ganas y preparados para asumir los retos de un nivel superior en cuando a nivel académico.

Bajo nuestro punto de vista, el verano no ha de ser únicamente un tiempo donde descansar y donde obviar completamente las responsabilidades académicas, ya que lo que estamos consiguiendo con esta actitud y opinión no es que nuestro hijo empiece con más fuerzas (que también), sino que lo haga oxidado y habiendo rebajado su nivel de concentración y capacidad de trabajo tras varios meses descansando y sin operar la mente como es necesario.

Repasar contenido en verano es una manera de manter la mente en marcha, de trabajar la memoria y en definitiva de que al llegar de nuevo el mes de Septiembre, no tengamos que desempolvar el conjunto de habilidades que son necesarias para llebar a cabo un buen trabajo como estudiante, ya que las tendremos operativas y además en ningún momento habrán llegado a entrar en desuso.

Consejos para que nuestros hijos estudien en verano

Todos sabemos que para muchos niños la simple idea de continuar durante el verano realizando tareas / deberes o cualquier cosa que se les parezca, es cuanto menos poco apetecible, sobre todo cuando muchos llevan meses esperando este tiempo de desconexión donde aveces parece más apetecible aburrirse que volver a cojer un libro. Es por ello que como padres no sólo hemos de explicar la importancia de estudiar, sinó también motivar a que deje de ser una obligación y pase a ser una decisión propia.

Para que nuestros hijos estudien en verano hemos de intentar buscar contenido de su agrado e intercalarlo con el del curso próximo, hemos de mostarle medios alternativos para el estudio como pueden ser los relacionados con las TICs o incluso hacer clases en grupos con amigos o donde al finalizar las tareas se salga a dar un paseo o tomar un helado, en definitiva, será nuestro ingenio como padres el que nos permitirá hacer que nuestro hijo o hija disfrute del verano sin descuidar sus obligaciones.