Elementos de una potencia

¿Estás en épocas de exámenes? ¿Se acerca el día y aún no sabes cuáles son los elementos de una potencia? ¿Te gustaría conocerlos de una forma rápida y sencilla? Si es así, pues acabas de ingresar en el artículo perfecto para ti. En este post, nos encargaremos detalladamente de darte a entender cuáles son los esos elementos que forman parte de una potencia que debes conocer sí o sí.

Así pues, si tu cometido es pasar ese examen de matemática que tanto te frustra, no te preocupes, aquí encontrarás la base que necesariamente deberás manejar a la hora de realizar todo tipo de operaciones con potencias. Si estás listo para aprender más a fondo este tema, te invitamos a que continúes leyendo este post. ¡No te lo puedes perder!

Conoce la potencia y los elementos que la conforman

Imagen cortesía de pixabay.es

En primer lugar, debemos hablar sobre qué es exactamente una potencia, y qué significa en el lenguaje de las matemáticas. Una potencia es poco más que una de las operaciones matemáticas más populares del mundo, que consiste en elevar un número cualquiera o “x” a la potencia “n”, es decir, a cualquier potencia, con el fin que nuestro número “x” se multiplique por él mismo el número de veces que sea determinado por la potencia “n”. Así pues, si un número, en este caso el 2, es elevado a la potencia 3, quedando como 2³, el primer número deberá multiplicarse por él mismo unas 3 veces.

Por ende, 2³ sería igual a decir 2x2x2, lo que daría como resultado 8. Esto ocurre con cualquier número, teniendo en cuenta que el número “x” será nuestra base, es decir, quien se va a multiplicar tantas veces como lo diga el exponente “n”. Es aquí donde definiremos los elementos de una potencia.

Los elementos de una potencia

En cuanto a los elementos de una potencia tenemos que el principal es la base, la cual es el número que debe multiplicarse por él mismo (sería “x” en nuestro caso y “2” en el ejemplo anterior) y luego nos encontramos con el exponente (el cual sería “n” y a su vez “3” en el ejemplo ya mencionado) quien tiene la misión de determinar el número de veces que la basa deberá ser multiplicada, dando como resultado de esta operación lo que denominamos como potencia. Una vez teniendo esto claro, realizar todo tipo de operaciones con potencias es pan comido.

Las propiedades de las potencia

Imagen cortesía de pixabay.es

Además de los elementos de una potencia, es importante que destaquemos que existen varias propiedades de las potencias, las cuales son: la potencia distributiva, en el caso tanto de la división como de la multiplicación; la potencia con un exponente fraccionario de numerador (o base) 1; la potencia con exponente fraccionario cualquiera, la potencia con un exponente negativo; la potencia de una potencia; la división de potencias con una base diferente y un mismo exponente.

Y continuando tenemos la multiplicación de potencias con base una  diferente y un mismo exponente; la división de potencias con misma base o numerador; la multiplicación de potencias con una misma base o numerador; las potencias con el exponente número 1; y por último, pero no menos importante, las potencias con el exponente siendo el número 0.

En el caso de estas últimas dos es menester entender que únicamente sus reglas se cumplen cuando el exponente es 1 o 0 respectivamente, puesto al ser un número mayor, la operación cambia instantáneamente. Por ejemplo, al elevar nuestra base 2 al exponente 0, el resultado sería 1. Mientras que, si elevamos nuestra base 2 al exponente 3, el resultado sería 8 respectivamente.