El silbón

Esta es una de las leyendas más populares de Colombia y Venezuela, esta leyenda ha pasado por varias generaciones y a partir de esto posee 2 versiones de la misma. Principalmente es contada por las regiones llaneras de estos países, en pueblos alejados de la ciudad y comunidades agrícolas.

El silbón es un espíritu maligno, el cual mato a su padre y carga sus restos en un saco que lleva a sus espaldas. La leyenda dice que suele aparecerse a aquellas personas que escuchan su distinguido silbido, un silbido que puede llegar a confundir a las personas que lo escuchan.

Versión 1.

Cuenta la leyenda que un joven pudo percatarse de que sucedía algo extraño entre sus padres, no está claro que es lo que sucedía exactamente, la gente cuenta que el padre violo a la madre o la golpeó. El joven pudo presenciar el hecho y su padre solo argumento en su defensa diciendo que era una “cualquiera”. Esto hizo enfurecer muchísimo al joven, el cual decidió atacar al padre por lo sucedido, se enfrentaron en un combate.

La lucha entre ambos se desató de manera rápida, en el medio de esta el joven tomo un palo y golpeo a su padre con este para después asfixiarlo con el mismo hasta que este último murió. El abuelo del joven pudo presenciar solamente los momentos finales del combate, el cual lleno de cólera se encargó de propiciarle un castigo al muchacho.

Este se encargó de atar al joven a un poste y posteriormente procedió a azotarlo con su látigo, mientras lo azotaba el abuelo lo maldijo y le froto ají en sus heridas para que estas hicieran más daño. Durante su maldición le encomendó a su perro Tureco que lo persiguiera durante toda la eternidad y así lo hizo hará hasta el final de los tiempos.

Versión 2.

La segunda versión de la historia nos cuenta que una vez existió un joven muy mimado por sus padres, el cual siempre obtenía lo que quería. El silbón era este joven caprichoso, y en un momento dado decidió que quería comer asado de venado, donde sus partes favoritas eran el corazón, el hígado y el pulmón, para complacer a su hijo el padre fue en búsqueda del mismo y se dedicó a cazarlo.

Sin embargo las cosas no resultaron como el padre hubiera querido, por lo que llego a la casa con las manos vacías. Esto resulto ser inaceptable para el silbón, por lo que armo escandalo muy grande y lleno de rabia ataco a su padre hasta asesinarlo. Luego de haberlo asesinado el joven despedazo a su padre y le saco los órganos que necesitaba para su asado.

Los órganos de su padre fueron a parar a la madre, quien los cocino sin saber que era de su marido. Sin embargo, la carne de los órganos no estaba ablandándose, por eso la madre empezó a sospechar del silbón y como acto de precaución llamo a su abuelo para que se enterara de este hecho.

El abuelo rápidamente pudo percatarse de que algo no andaba bien y descubrió el crimen que el silbón cometió. Por ello fue sometido y amarrado por su abuelo y su hermano, los cuales lo ataron y azotaron fervientemente hasta que la piel que cubría su espalda se le cayera, luego de una gran cantidad de azotes procedieron a colocarle ajís en las heridas para que le hicieran mucho más dolor.

Luego de esto fue despojado de todas sus pertenencias y echado de la casa, no sin antes ser maldecido una vez más por su abuelo quien le envió a su perro Tureco para que lo persiguiera toda la vida.