El cirujano

En un Reino muy alejado, en el cual sus habitantes no podían tener prácticamente acceso a la cultura, hubo un chico que desde pequeño soñaba con convertirse en un extraordinario cirujano.

Todos los días, trataba de encontrar libros sobre medicina en la biblioteca de su reino sin éxito, hasta que llegó una familia pudiente y las circunstancias cambiaron para él, al hacerse amigo de la hija menor de aquella familia.

Prácticamente todas las noches se las pasaba leyendo sobre medicina, a pesar de las dificultades que poseían sus padres para llegar a final de mes, y sabiendo que difícilmente podría estudiar como consecuencia de los pocos recursos que había.

Pese a todo, el chico no dejaba de sonreír, ser amable con todo el mundo y poseer, consigo, un carácter verdaderamente afable. Tanto que era querido por la totalidad de sus vecinos y personas que le conocían.

Finalmente, logro iniciar los estudios que quería, e incluso encontrar un trabajo adecuado en un hospital próximo, pero se volvió una persona totalmente opuesta a su niñez.

Un día, de visita a su pueblo natal, se encontró con una familia, en la que el menor de sus hijos no podría estudiar por no poder permitírselo, y no dijo nada. Días más tarde, le despidieron de su trabajo y ahora nadie quiere contratarle.

Moraleja:

Trata a los demás como iguales, al fin y al cabo, somos iguales.