El amor y el tiempo

El Amor y el Tiempo, es un cuento infantil que enseña que en esta vida pueden existir muchas cosas importantes, pero lo único más importante que nos debe de interesar a pesar de las riquezas, de la tristeza, del dolor; es el amor. El amor es un sentimiento que está presente en cada uno de nosotros y cada cosa que hacemos; cuando trabajamos, cuando estudiamos, cuando saludamos a nuestros padres, cuando estamos con nuestra pareja, todas y cada una de estas acciones, las hacemos con y por amor.

Te presentamos este cuento que sabemos que te encantará y que te dejará una maravillosa enseñanza.

Historia del Amor y el Tiempo

En una isla lejana, muy linda, por cierto, con una naturaleza maravillosa, vivían todos los sentimientos y valores del ser humano; Buen humor, tristeza, sabiduría, todos los demás, hasta incluido el amor. Un día se les ha anunciado a todos los sentimientos que la isla estaba cerca de hundirse.

Entonces todos se unieron para comenzar armas sus barcos y partir. El único que quedó fue el Amor, solo, esperando tranquilamente. Cuando el pequeño Amor vio que la isla ya estaba a punto de hundirse, él decidió pedir ayuda.

La Riqueza pasó al lado del Amor en una barca llena de lujos y el Amor se acercó y le dijo:

– Riqueza… ¿me podrías llevar contigo?” La Riqueza le contestó – no puedo tengo demasiado oro y plata dentro de la barca y no tengo lugar para ti. Lo siento, Amor.

Entonces, se acerca al orgullo y le dice

– Orgullo te lo pido… ¿puedo ir contigo?

– No puedo llevarte, respondió él – Aquí tengo todo en perfectas condiciones y podrías arruinar la barca y ¿Cómo se vería mi reputación?

Decide acercarse a la Tristeza que se estaba acercando:

– Tristeza, llévame contigo, te lo ruego. No puedo Amor. Me encuentro tan triste que necesito estar sola.

Pasó el buen humor, pero como se encontraba tan feliz, no escuchó que el Amor lo estaba llamando. De repente, se escucha una voz

– Ven Amor, móntate conmigo, yo te puedo llevar.

El Amor buscó de dónde provenía la voz y se encontró con el rostro de un viejo. El Amor estaba tan contento porque se iba de ese lugar, que se le olvidó preguntarle a aquel hombre cuál era su nombre.

Cuando llega a tierra, el viejo había desaparecido. El Amor se percató que le debía la vida a aquel hombre y le preguntó al Saber:

– Saber, ¿sabrías tu decirme quién era aquel hombre?

– Ese, ese era el tiempo.

– ¿El tiempo? ¿Por qué me habrá ayudado el tiempo?, se preguntó.

La respuesta es sencilla; el Tiempo es el único que ha sido capaz de comprender la importancia que tiene el amor en la vida de cada uno de nosotros.

 

Un cuento que nos deja una importante enseñanza. Las personas a lo largo del tiempo nos hemos centrado en cosas banales y ¿realmente eso importa? Deberíamos de saber que el amor es lo más importante; el amor por lo que hacemos, el amor por nuestros padres, el amor por nuestro país y amigos. Capaz nos parezca cursi, pero al fin de cuentas, todo en este mundo es cursi; nuestras acciones, nuestras palabras, nuestros pensamientos.

Hemos de pensar que hay que dejar de un lado el odio y suplantarlo por amor, porque por amor podemos alcanzar cosas que nunca pensamos; con amor podemos llegar a nuevos horizontes, conocer nuevas personas, yo por amor haría más locas, porque lo vale. Tú, ¿te has puesto a pensar que haríamos por amor? Mira que el tiempo corre, y no sabes cuando pueda llegar.