Los organismos anaerobios, tipos y ejemplos

Como bien debes saber, en el mundo existe una gran cantidad de organismos. Entre ellos hoy detallaremos algunos ejemplos de los organismos anaerobios. Gracias a esta información estarás en capacidad de reconocerlos con mayor facilidad.

 

¿Qué son los organismos anaeróbicos?

Los organismos anaeróbicos tienen características peculiares que los diferencian de la mayoría de los otros organismos siendo la más importante que no requieren de oxígeno para subsistir.

Los organismos anaerobios son también conocidos como organismos anaeróbicos. Si ves cualquiera de estas palabras mientras estás estudiando, ¡no te preocupes!, pues significan lo mismo. Sin embargo, no debes confundirte con los organismos aerobios, puesto que estos sí forman parte de otro tipo de clasificación.

Como ya dijimos los organismos anaerobios son conocidos por no utilizar oxígeno en su metabolismo. Como bien debes saber, el oxígeno es uno de los elementos químicos más conocidos en el reino animal y vegetal para la vida.

Los organismos de este tipo utilizan un proceso llamado respiración anaeróbica para poder vivir. En este proceso hay una cadena de transporte de electrones. El receptor final  resulta ser una molécula diferente al oxígeno, la cual por lo general es inorgánica.

Además, es importante mencionar que los organismos anaerobios utilizan el proceso de fermentación para poder obtener energía química. Este proceso no requiere oxígeno y su producto final es un elemento completamente orgánico. La fermentación se realiza según la ruta de los elementos que se hayan utilizado en el proceso.

Tipos de metabolismos anaeróbicos

Más adelante señalaremos algunos ejemplos de organismos anaerobios. Pero antes es preciso ahondar en algunas de sus características. Los metabolismos anaeróbicos están compuestos por tres grandes categorías: anaerobios estrictos, anaerobios aerotolerantes y anaerobios facultativos. Conozcámoslos detalladamente.

Los anaerobios estrictos son aquellos que simplemente no pueden nacer, crecer y desarrollarse mientras el oxígeno esté presente. En el caso de los anaerobios aerotolerantes, tal como su nombre lo indica, pueden tolerar la presencia del oxígeno en su fórmula. Aún así no pueden utilizarlo para desarrollarse. Por último, los organismos anaerobios facultativos utilizan el oxígeno exclusivamente cuando lo encuentran. Sin embargo, pueden vivir sin él sin ningún problema, gracias al proceso de la fermentación.

 

Ejemplos de organismos anaerobios

Ya conocemos qué son los organismos anaerobios o anaeróbicos, sus características y cómo se dividen. Sin embargo, nos falta detallar ejemplos de organismos anaerobios.

El primer ejemplo de organismo anaerobio del que hablaremos son las bacterias clostridium. Estas forman parte del grupo de bacterias parásitas, lo que quiere decir que son móviles. Aunque algunas de ellas son patógenas, hay otras que forman parte de nuestra flora intestinal. Además, podemos encontrarlas libremente en el ambiente.

Otra bacteria que entra en los ejemplos de organismos anaeróbicos es la Salmonella Typhi. Esta es la bacteria causante de la fiebre tifoidea, una de las más peligrosas. Ingresa por la vía digestiva, pasando por el intestino y llegando a la sangre. En este momento se empiezan a sentir los efectos de la bacteria, la cual en un primer momento genera diarrea. Sin embargo, mientras más pasa el tiempo se puede producir úlceras en el paladar, dolores fuertes de cabeza, erupciones en la piel, entre otros.

Las algas son otro de los tipos de organismos anaerobios. Son capaces de vivir en medios acuáticos y presentan características unicelulares o pluricelulares. Las algas pueden ser de diversos tipos, como las verdes, pardas y rojas. Algunas de ellas entran en los ejemplos de organismos anaerobios.

Por último, aunque no lo creas, la levadura es otro de los organismos que entran en la categoría de anaerobios. Esta posee forma unicelular y son uno de los elementos más importantes en el proceso de fermentación.