Camboya: Un día en Angkor

Las leyendas y el simbolismo son la esencia del viaje a uno de los tesoros asiáticos más destacados que es “Angkor”, constituido hoy en un parque arqueológico, donde los visitantes solo pueden quedar asombrados ante su magnificencia.

El visitante tiene que evaluar su tiempo para disfrutar de Angkor, teniendo en cuenta las carreteras, la proximidad de los templos y las favorables condiciones de luz.

Los monumentos están orientados de acuerdo a los cuatro puntos cardinales en Angkor, ofrece maravillosas oportunidades fotográficas tanto de los monumentos, como del entorno natural la “selva” circundante y sus maravillas.

Diariamente en el templo principal de Angkor Wat, en la Torre del Castillo se alza la bandera nacional y todos los camboyanos veneran estas 12 joyas arquitectónicas del Siglo XX, donde los turistas también ocupan su lugar al atardecer como un enjambre, así como los cazadores de gangas tienen su oportunidad.

Muchos de los monumentos de piedra se están desmoronando y eso es una preocupación tanto para el país como para la UNESCO, hace años cuando una pista de aterrizaje se abrió en las inmediaciones de Siem Reap, muchos se mostraron inquietos por el impacto de los desembarques en las estructuras de piedra histórica.

Siendo los golpes que han ido acelerando el proceso de debilitamiento de los monumentos y en la medida que la tasa turística crece, sumados al transito aéreo, con los distintos vuelos que llegan de Japón, Tailandia, Singapur y Corea, todo hace que los peligros de derrumbe se intensifiquen.