Biografía de Isabel de Farnesio

Reina de España, Isabel de Farnesio era segundo cónyuge del rey Felipe V, fue concebida el 25 de octubre en la ciudad italiana de Parma. La segunda niña del príncipe heredero de Parma, Edward II Farnese, quien falleció cuando tenía un año de edad, y de la condesa palatina Dorothea Sofía de Neoburg. Sobrina y beneficiaria del duque de Parma.

Con increíble magnificencia, independientemente de las huellas de todo como resultado de la viruela padecida cuando joven. En 1714 se casó con el gobernante de España, Felipe V, hombre soltero.

Isabel era una dama con una identidad sólida, y extremadamente instruida, afectó al gobernante y medió eficazmente en la introducción de los asuntos legislativos italianos, donde consiguió que su hijo Carlos fuera rey de las Dos Sicilias y su hermano Philip, duque de Parma.

Por su parte, Luis Antonio debe estar contento de ser un cardenal y superintendente eclesiástico de Toledo. Tras la desaparición de Felipe V (1746), el gobernante afligido renunció al Real Sitio de La Granja (en la ciudad de Segovia de San Ildefonso) donde se quedó, lejos del poder.

En el instante en el que pateó el balde Fernando VI en 1759 sin parientes, la Corona española acudió a Carlos de Borbón como Carlos III, gobernante de Nápoles e hijo de Isabel de Farnesio, que regresó a Madrid como gobernante representativo.

Después de la entrada de la familia imperial en Madrid, la madre gobernante, que no vio bien a la reina María Amalia de Sajonia (quien era la esposa de Carlos III), se quedó por un período en la corte y luego se retiró al Real Sitio de The Farm of San Ildefonso, donde Isabel de Farnesio falleció el 20 de julio de 1766.

 

Dependencia sexual y afectiva.

Cuando en España aterrizó, Isabel de Farnesio gozaba de 22 años de edad, en contraste con 31 del Monarca, aunque efectivamente insinuó que su carácter sólido daba luz verde a la salida del asesor de agentes encubiertos. En el caso de que alguien estuviera esperando a una joven domesticada, se desconcertó al percibir cómo Farnesio limpiaba la corte de enemigos concebibles.

El rey, no en vano, creó para su segundo cónyuge una sólida dependencia sexual y emocional, que dependía del carácter de hierro y tirano del creador. Dormían juntos, comían juntos y admitían juntos (cada uno hacia un lado).

Ambos terminaron indivisibles e indujeron a lo que podría ser el futuro Carlos III, mientras que los descendientes del matrimonio principal se aislaron sin pretensiones de la Corte.

El matrimonio no tuvo menos de siete posteridades: Carlos, futuro rey de España; Francisco, falleció poco después del nacimiento; Felipe, que podría adquirir el ducado familiar: Luis, se concentró en la vocación religiosa; María Ana; María Teresa y María Antonia.

 

Socio de Isabel, Julio Alberoni

Para reinar en España, Isabel de Farnesio solo necesitó la intervención de Julio Alberoni, uno de los personajes más extraños de la corte de Felipe V y tan insaciable como ella.
Hijo de un plantador de Plasencia, había ido a la masa de tierra como una especie de bromista para el duque de Vendome en medio de la Guerra de Sucesión y ganó una notoriedad específica por ser una autoridad en bromas picarescas.

Además fue un cocinero fantástico. En el momento en que su maestro pateó el cubo, se dio el valor de ser designado representante del duque de Parma en Madrid.

En cuestión de segundos, poco tiempo después, cuando el señor alcanzó la muerte, percibió delate sí una oportunidad alucinante: en la remota posibilidad de que prevaleciera con respecto a la boda de Felipe V con la chica del duque de barrio, su futuro estaría garantizado.
Además, el tiempo era el responsable de demostrar que, a pesar de ser cocinero y payaso, Alberoni tenía diferentes aptitudes, ya que era un estadista dotado y se convirtió en un cardenal.

Sea como fuere, en ese momento y allí, para lograr sus objetivos, necesitaba persuadir al individuo con una dominación más prominente sobre el gobernante, y esto no era otro que la temible princesa de los Ursinos.

 

Vida pública

Fue apodado “parmesana” desdeñosamente. Como lo indican las representaciones de la era, ella no era: “extremadamente hermosa, a pesar del hecho de que se reconocía, su rostro estaba separado por la viruela, los expresivos ojos azules, la nariz inconfundible”.
Además, era “decente y, lo más importante, demostró un poder y una visión más allá de lo común”. En su gobierno como la mejor mitad de Felipe V, enmarca una acumulación de artesanía vital.

Cada compañero de vida denota sus bocetos con una imagen dinástica separada (la flor de lis, ella, y la Cruz de Borgoña, el señor) y el gobernante estaba particularmente unido a las obras de arte de Murillo, que compró en números expansivos.
Asimismo, esta genuina pareja se encargó de la compra de la acumulación escultórica de Cristina de Suecia, que incorpora el Grupo San Ildefonso y los ocho “Sueños” (cada uno de ellos actualmente presente en el Museo del Prado).

 

Fallecimiento

En 1766, Isabel murió, reuniendose junto a las partes restantes de su difunto esposo Felipe V en el Palacio Real de la Granja de San Ildefonso, particularmente en un sepulcro situado en la Real Colegiata de la Santísima Trinidad, en el supuesto Salón de la Reliquias, santuario enclavado en la propia residencia real, situada en la localidad de La Granja de San Ildefonso (zona de Segovia), a un par de kilómetros de Segovia.