Biografía de Enrique IV de Francia

Enrique IV de Francia

Enrique IV es potencialmente el soberano francés más popular y adorado. Esto se debe a la forma en que los enfrentamientos religiosos que aplastaron a Francia en el siglo XVI o más, la totalidad de su rostro notable como “corazón latino” terminó.

Dado que Enrique IV fue un conquistador concebido, no había ninguna dama que pudiera oponerse a él y eso, independientemente de o por su “aroma de un cabrio”, a la luz del hecho de que nunca se duchó.

Fue concebido en el año 1553, en el cofre de un destacado entre los grupos respetables más críticos de Francia y que ofrecería causa a una línea autoritaria.

Por su madre, la reina de Navarra, se le conocía fundamentalmente por ese título y el lugar más común de los Vert Galant, debido a su vestimenta habitual con ese sombreado.

La religión protestante (hugonotes en Francia), fue una de las salvaguardas fundamentales de esa confianza en la nación vecina, impulsando la batalla contra la Liga Católica. Estos conflictos son conocidos como “Guerras de religión”.

Su reinado en asuntos gubernamentales fue descrito por una expansión en el centralismo, su resistencia frontal a la monarquía hispánica y la armonía religiosa marcada en la popular “Proclamación de Nantes”, que concluyó casi una era de guerras comunes.

En su vida privada, destacó su trabajo como admirador de muchas damas, con las que tuvo una gran cantidad de niños mal concebidos que estaban cargados de títulos y arrendamientos.

 

Guerras de religión

Henry se convirtió en hipotético beneficiario de la posición de realeza francesa en 1584 tras la desaparición de Francis, duque de Anjou, hermano y beneficiario del católico Enrique III, que había sucedido a Carlos IX en 1574.

Dado que Enrique de Navarra era el siguiente pariente agnaticio mayor del rey Luis IX, el rey Enrique III no tenía una opción real, excepto recordarlo como El verdadero sucesor.

La ley de Salic prohibió a las hermanas del señor y a todas las demás personas que pudieran garantizar el paso a través de solo la línea femenina de la adquisición.

Dado que Enrique de Navarra era hugonote, el problema no se resolvió en numerosos barrios de la nación, y Francia se sumergió en un período de las Guerras de Religión conocido como la Guerra de los Tres Henries.

Enrique III y Enrique de Navarra fueron dos de estos Henries. El tercero fue Enrique I, duque de Guisa, quien presionó para que los hugonotes se ocultaran y tuvo mucha ayuda entre los partidarios católicos.

Las diferencias políticas entre las reuniones desencadenaron una progresión de cruzadas y batallas que finalizaron en la batalla de Coutras.

 

Patrimonio

La regla de Enrique IV afectó duramente a los individuos franceses durante años poco tiempo después. Una estatua se levantó en su respeto en el Pont Neuf en 1614, cuatro años después de su fallecimiento.

A pesar de que esta estatua, y además las de los distintos gobernantes franceses, fue derribada en medio de la Revolución Francesa, fue la primera en ser reconstruida, en 1818, y se encuentra hoy en el Pont Neuf.

Una facción que abarca la identidad de Enrique IV se desarrolló en medio de la Restauración Borbónica. Los Borbones restablecidos se apresuraron a restar importancia a las cuestionables reglas de Luis XV y Luis XVI, y destaca bastante el gobierno del generoso Enrique IV.

La melodía Marche Henri IV (“Long Live Henry IV”) fue prominente en medio de la Restauración.

Además, cuando la princesa Carolina de Nápoles y Sicilia (un pariente suyo) trajo a un beneficiario masculino a la posición de autoridad de Francia siete meses después de la muerte de su mejor mitad Charles Ferdinand, duque de Berry, por un aficionado republicano, el niño fue prominentemente llamado Henri en referencia a su antepasado Enrique IV.

Su parte religiosa

Los estudiantes de historia han afirmado que Enrique IV fue un calvinista persuadido, que simplemente cambió su lealtad religiosa formal para alterar, adaptarse o cumplir sus objetivos políticos.

Enrique IV fue purificado a través del agua, un católico romano el 5 de enero de 1554. Fue criado reformado por su madre Jeanne III de Navarra. En 1572, después de la masacre de calvinistas franceses, fue obligado por Catherine de ‘Medici y otras innovaciones católicas romanas innovadoras para cambiar.

En 1576, cuando descubrió cómo escapar de París, renunció al catolicismo romano y regresó al calvinismo. En 1593, con el objetivo final de acabar con el Rey de Francia en oposición a sus propias convicciones, volvió a cambiar al catolicismo romano.

A pesar del hecho de ser un católico romano formal, estimó su infancia calvinista y fue tolerante con los hugonotes hasta su fallecimiento en 1610, y emitió el Edicto de Nantes que les otorgó numerosas concesiones.

 

Muerte

Henry fue objeto de esfuerzos en su vida por Pierre Barrière en agosto de 1593 y Jean Châtel en diciembre de 1594. Lord Henry IV fue ejecutado en París el 14 de mayo de 1610 por un devoto católico, François Ravaillac, quien lo hirió en la Rue de la Ferronnerie.

El mentor de Henry fue detenido por una obstrucción de movimiento identificada con el servicio de ordenanzas de coronación de la Reina, como se muestra en el grabado de Gaspar Bouttats.

Duc de Montbazon y Hércules de Rohan, estaban con él cuando fue ejecutado; Montbazon fue herido, pero aguantar. Henry fue cubierto en la basílica de Saint Denis. Su viuda, Marie de ‘Medici, se presentó oficialmente para su hijo de nueve años, Luis XIII, hasta 1617.

De profesión técnico informático, pero durante mi tiempo libre un apasionado de la lectura así como del deporte. Busco fomentar la educación en los mas pequeños, y los no tan pequeños con artículos didácticos y bien documentados.