Biografía de Aníbal

¿Quién fue Aníbal?

Aníbal Barca (247-183 A.C) fue un general cartaginés, calificado como una de las mejores autoridades militares de su historia. Hijo de Amílcar Barca, (principal autoridad cartaginesa en medio de la Primera Guerra Púnica) y hermano de Mago y Asdrúbal.

Aníbal vivió en un momento de increíble amenaza en la concavidad del Mediterráneo Occidental, cuando la República romana estableció su asombro sobre otros poderes extraordinarios, como el anticuado de Cartago, los etruscos, los samnitas y el reino griego de Siracusa.

Uno de sus logros más loados fue la explosión de la 2 Batalla Púnica, cuando caminó una fuerza armada que incluía elefantes de guerra de Iberia sobre los Pirineos y los Alpes a Italia.

En sus primeros años en Italia, ganó sensacionales triunfos en Trebia, el Lago Trasimeno y Cannas. Se separó por su capacidad de decidir sus cualidades y defectos particulares y de sus rivales, y de diseñar las peleas como sea necesario.
Las muy dispuestas metodologías de Aníbal le permitieron superar a numerosos socios de Roma.

Fuente | es.wikipedia.org – Lienzo de Francisco de Goya con la representación de Aníbal contemplando por primera vez Italia desde los Alpes

Antecedentes y carrera temprana

Anibal, siendo un chico, presenció el matrimonio de sus hermanas mientras sus hermanos eran compañeros cercanos en medio de las batallas de su padre en la Guerra de Mercenarios y el triunfo púnico de la Península Ibérica.

Después de la aniquilación de Cartago en la Inicial Guerra Púnica, Amílcar se dispuso a mejorar las fortunas de su familia y Cartago. En vista de eso y apoyado por Gades, Amílcar comenzó la esclavización de los clanes de la Península Ibérica.

Cartago en ese momento estaba en tan mal estado, hasta el punto de que se quedó corto en una fuerza naval lista para transportar su fuerza armada; más bien, Amilcar necesitaba caminar sus poderes en forma cruzada sobre Numidia hacia los Pilares de Hércules y después cruzar el Estrecho de Gibraltar.

Más tarde, Aníbal se topa con su padre y le pide que venga con él, y Amilcar estuvo de acuerdo y le pidió que jurara que, mientras viviera, nunca podría ser un compañero de Roma.

Incluso hay un registro de Aníbal, que a una edad excepcionalmente joven (9 años de edad) le pedía a su padre que lo llevará a una guerra en el extranjero. En la historia, el padre de Aníbal lo levantó y lo llevó a una cámara conciliadora.

Amílcar detuvo a Aníbal sobre el estruendo del fuego en la cámara y le influyó para jurar que nunca podría ser un compañero de Roma. Diferentes fuentes informan que Hannibal le dijo a su papá: “Juro que tan pronto como la edad lo permita, utilizaré fuego y acero para capturar la predeterminación de Roma”.

 

Aníbal en la segunda guerra púnica

Esta aventura fue inicialmente organizada por el hermano de Anibal, Asdrubal el cual se convirtió en un general cartaginés en la Península Ibérica en el 229 aC. donde mantuvo el puesto hasta el 221 aC.

En poco tiempo, los romanos terminaron siendo conscientes de una coalición entre los celtas del valle del Po y Los Cartago en la parte norte de Italia. Los celtas estaban acumulando poderes para atacar el sur más remoto de Italia, probablemente con el patrocinio cartaginés.

Aníbal dejó Nueva Cartago en el período previo al verano de 218 aC. Se abrió camino a través de los clanes del norte hasta las regiones más bajas de los Pirineos, reprimiendo a los clanes a través de estrategias de montaña inteligentes y luchas obstinadas.

Aníbal percibió que a pesar de todo, esperaba cruzar los Pirineos, los Alpes y numerosos ríos dignos de mención. Además, tendría que luchar con la restricción de los galos, cuyo dominio atravesó.

A partir de la primavera del 218 aC, cruzó los Pirineos y logró el Ródano aplacando al jefe galo a lo largo de su sección antes de que los romanos pudieran tomar medidas para impedir su desarrollo, tocando la base en el Ródano en septiembre.

 

Aníbal en la batalla de trebia

La peligrosa travesía de Aníbal lo llevó al dominio romano y decepcionó los esfuerzos del enemigo por combatir el problema fundamental en un lugar remoto.

Su repentina aparición entre los galos del valle del Po, además, le permitió desconectar a esos clanes de su nueva devoción a los romanos, ya que antes los romanos podían encontrar una manera de controlar el desafío.

Los poderes de Aníbal viajaron a través del Valle del Po y fueron ocupados con la Batalla de Ticino.

Aquí, Aníbal obligó a los romanos a vaciar la llanura de Lombardía, por la bondad de su caballería predominante. El triunfo fue menor, sin embargo, energizó a los galos y ligures a unirse a la razón cartaginesa, cuyas tropas reforzaron su fuerza armada hasta alrededor de 40000 hombres.

Fallecimiento de Aníbal

En esta etapa, los romanos mediaron y debilitaron a Bitinia para que entregara a Aníbal. Prusias estuvo de acuerdo, sin embargo, el general estaba resuelto a no caer en manos de su adversario.

El año exacto y la razón de la muerte de Aníbal son oscuros. Pausanias llegó a la conclusión de que la muerte de Aníbal ocurrió después de que su espada se lesiona con un dedo mientras montaba su pony, provocando una fiebre y luego de su desaparición tres días después.

Juvenal afirma que su fallecimiento fue en Libyssae, en la costa este del Mar de Mármara, después de haber tomado una sustancia tóxica, que desde hacía mucho tiempo había transmitido con él en un anillo.

Antes de morder el polvo, abandonó una carta que anunciaba: “Nos dio la oportunidad de aliviar a los romanos de la inquietud que experimentaron hace ya bastante tiempo, ya que creen que se vuelve excesivamente molesto el hecho de no poder evitar la muerte de una persona mayor”.