Aka Manto, el fantasma del baño

Midori es una de las instituciones estudiantiles más famosas y reconocidas de todo Tokio, con estudiantes aplicados y profesores estrictos quienes les exigían mucho a sus estudiantes con actividades extracurriculares y doble tarea, sin la institución embargo les ofrecía a sus estudiantes el disfrute de aprovechar de sus enormes áreas recreativas, junto con su propio auditorio escolar y canchas enormes y funcionales.

 

Pero no todo era tan perfecto, pues como toda escuela Midori tenía su propia leyenda oscura, donde a pesar de que podrían ser solo rumores absurdos inventados por otros alumnos sin nada más que hacer, estos hacían eco y razonaban mucho en el lugar, en especial después de lo que sucedió un cierto día, dentro de sus instalaciones.

Imagen cortesía de pixabay.es

Los baños del segundo piso de la escuela Midori eran los menos frecuentados, nadie se dirigía a ellos todo el mundo evitaba entrar en ellos, algo muy extraño ya que los demás baños siempre estaban repletos de estudiantes y casi nunca se podía entrar en ellos, por lo que un cierto día una joven alumna, se dirigió al segundo pido durante la hora de receso y se encerró en estos baños en el último cubículo.

 

Una vez sentada la chica se acordó de la descabellada leyenda que solía ser escuchada con frecuencia en Midori, sobre el fantasma Aka Manto. La chica recordaba que, según las leyendas, Aka Manto era un fantasma que se aparecía en los baños del recinto, sin ninguna explicación, pues, aunque hubiera muchos rumores sobre ella, nadie sabía en realidad quién era Aka, ni mucho menos porque se aparcería en los baños, era algo extraño.

 

Según los rumores Aka está vestida de rojo, y solo se te aparece cuando estas distraído, y te hace solo una pregunta.

 

– ¿Quieres papel rojo o azul?

Tienes que pensar muy bien cual va hacer tu respuesta, ya que según la repuesta que le des a Aka dictaminará tu muerte. Si escoges el papel rojo, Aka te cortará la garganta mientras te ve desangrarte, pero si escoges el azul serás estrangulado por Aka hasta morir.

 

No hay forma de engañar al fantasma, ya que, si te atrevías a decir otro color que no fuera ninguno de los dichos antes, ella te tomará y te arrastrará hasta el infierno, por lo que la única manera de sobrevivir a ella, es rechazar lo que te ofreciera. La muy insistente Aka tratará de ver todas las oportunidades de ofrecerte esos papeles de color rojo y azul, pero si te mantienes firme y eres evasivo todo el tiempo, Aka se cansará y se ira de allí dejándote en paz.

 

Todo el tiempo hay estudiantes que dice haber visto a Aka, pero es solo para ganar un momento de popularidad, pero peor son los estudiantes que les gusta hablar mal de otros y dicen cosas horribles, como que los estudiantes que se marchaban a mitad de curso, solo fueron aquellos alumnos que Aka se llevó consigo al infierno. Esto era más desagradable que decir que habías visto a Aka, para hacerte el interesante.

 

-Vaya tontería los críos son de lo peor- se dijo a sí mismo la chica.

 

Fue entonces cuando ella se dio cuenta que, un silencio muy grande y a la vez muy incómodo se había apoderado del baño por completo, la chica se sintió un poco rara y malos pensamientos de inseguridad, empezaron a venírsele en su mente, por lo que un poco nerviosa la chica decidió marcharse del lugar, no sin antes notar que una mano larga y grande se estaba extendiendo por debajo del cubículo.

Imagen cortesía de pixabay.es

Sus uñas sucias y largas le causaban mucho escalofrió y repulsión a la chica que casi no podía decir nada, fue entonces cuando el misterioso ser, le hizo una pregunta a la chica que la hizo estremecer apenas escucho la primera palabra.

 

– ¿Quieres papel rojo o azul?