12 semanas de embarazo

Hace poco nos enteramos de algo maravilloso, y es que vamos a ser mamas. Estas han sido unas semanas difíciles y llenas de malestares. Sin embargo, cuando lleguemos a la recta final y conozcamos a nuestro bebé, todo habrá valido la pena. Han ocurrido cambios en nuestro cuerpo y en nuestro bebé, que poco a poco marcan los grandes cambios de nuestro embarazo.

Semana 12 del embarazo

Imagen cortesía de pixabay.es

Lo ideal es que te hayas realizado una ecografía para consultar el embarazo. Por otra parte, este es el mejor momento para hacer tu primera ecografía, ya que ahora es lo suficientemente grande el feto, como para detectar posibles anomalías en su desarrollo.

Las ecografías en las primeras semanas del embarazo, ayudan a descartar las anomalías, como el síndrome de Down y detectar el latido del corazón. Del cual, de no ser existente se procedería a interrumpir el embarazo, para evitar una gestación innecesaria. La función principalmente es diagnostica, el embarazo en sus inicios es muy delicado y lo mejor es, llevarlo con cuidado.

Cambios del bebé en la semana 12 del embarazo

Tiene un tamaño muy pequeño, unos 6 cm y solo unos 14 gramos de peso. El feto en esta etapa cabe sin problemas en la palma de tu mano.

Podría decirse que sus extremidades, brazos, piernas y cabeza están casi totalmente formados. Esto quiere decir, que puede dar patadas y manotazos por doquier, sin embargo, es poco probable que lo notes ya que, aun tiene mucho espacio.

Empiezan a desarrollarse las conexiones del cerebro y su sistema nervioso.

Su pequeño corazón es muy potente, con más de 160 pulsaciones por minuto. Aunque es muy pequeño, tiene una fuerza motora increíble, y en la primera ecografía puedes escucharlo.

Cambios de la mama en la semana 12 del embarazo

Después de haber pasado algún tiempo de que te enteraste del embarazo, este es el momento para contarlo a tus personas más cercanas. Ya el tiempo donde era posible una pérdida, ha disminuido notablemente y pronto comenzara a notarse tu barriguita.

Para este momento, es muy probable que dejes atrás los malestares matutinos. Hay que tener en cuenta que, tus hábitos nutricionales deben cambiar y mejorar de ahora en adelante. Sin esfuerzos en exceso y una vida saludable, ayudaran al embarazo a llegar a un final feliz.

Debes recordar tomar agua, caminar, una dieta balanceada y usar ropa cómoda durante el día. Hay que empezar a cuidarse un poco más de ahora en adelante.

El primer trimestre

Imagen cortesía de pixabay.es

Es una etapa de muchos cambios, nuestro cuerpo poco a poco se ha ido acostumbrando a la cantidad de hormonas que ha ido generando desde la concepción. Ya al término de la semana 12 es muy raro sentir nauseas, aunque solo en el 10% de los embarazos persisten los mareos hasta el final.

Tu cuerpo tiene un aumento notorio en el flujo sanguíneo, y tus hormonas producen más glándulas sebáceas. Quizás hayas notado que tu piel tiene un aspecto más lozano y fresco, por la misma razón. Sin embargo, puedes tener un incremento de acné en ciertas áreas y en algunos casos, pecas y manchitas que reciben el nombre de cloasmas del embarazo.

En este momento, todas las estructuras internas del pequeño están formadas. Solo falta que el tiempo pase, para que el desarrollo se vaya perfeccionando. Una vez que esta semana termine, se termina el periodo de riesgo conocido como embriogénesis, donde el embrión está expuesto a cualquier riesgo de aborto.

Si te realizas una ecografía de un nivel alto, pueden detectar cualquier posible problema con la formación y desarrollo del bebé. En esta etapa, es donde se pueden evaluar mejor las posibles anomalías y determinar la salud futura del bebé.